Hubo un tiempo en que mujeres desdentadas removían calderos y oficiaban el amor y la muerte con filtros mágicos y venenos insidiosos. En ese tiempo los relatos de brujas infundían terror sin preguntas y se escuchaban con asentimiento silencioso entre las personas de todas las edades. Hubo un tiempo en que la Inquisición clasificó todas las formas y disfraces posibles que podían adoptar estas siervas del Diablo. El Malleus Maleficarum, esa tipología obsesionada, se proponía no dejar a ninguna fuera del abrigo purificador de las llamas. Poco a poco esos tiempos pasaron. El Iluminismo y las dentaduras postizas hicieron su parte y las brujas quedaron confinadas a los terrores de la infancia, a las ilustraciones estereotipadas de libros para niños.

La compilación extraordinaria de Jorge Accame, su recorrido por varias épocas y culturas, desde la Antigua Grecia hasta el Sur de América, y sobre todo, el sortilegio invisible de su trabajo de reescritura, logran lo que parecía ya imposible: devolver a esos antiguos cuentos de brujas su terror primordial, y lograr que nos contagien todavía el asombro y el estremecimiento, como si estuviéramos otra vez alrededor de un fuego, en la intemperie de un bosque susurrante y en la soledad de una noche que no cesa. -  Guillermo Martínez

ANTIGUOS CUENTOS DE BRUJAS

$895
ANTIGUOS CUENTOS DE BRUJAS $895
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Oficina de Boas Novas Perdriel 164, Barracas, Buenos Aires - Atención de Lun. a Vie. de 9 a 18 hs.

    Gratis

Hubo un tiempo en que mujeres desdentadas removían calderos y oficiaban el amor y la muerte con filtros mágicos y venenos insidiosos. En ese tiempo los relatos de brujas infundían terror sin preguntas y se escuchaban con asentimiento silencioso entre las personas de todas las edades. Hubo un tiempo en que la Inquisición clasificó todas las formas y disfraces posibles que podían adoptar estas siervas del Diablo. El Malleus Maleficarum, esa tipología obsesionada, se proponía no dejar a ninguna fuera del abrigo purificador de las llamas. Poco a poco esos tiempos pasaron. El Iluminismo y las dentaduras postizas hicieron su parte y las brujas quedaron confinadas a los terrores de la infancia, a las ilustraciones estereotipadas de libros para niños.

La compilación extraordinaria de Jorge Accame, su recorrido por varias épocas y culturas, desde la Antigua Grecia hasta el Sur de América, y sobre todo, el sortilegio invisible de su trabajo de reescritura, logran lo que parecía ya imposible: devolver a esos antiguos cuentos de brujas su terror primordial, y lograr que nos contagien todavía el asombro y el estremecimiento, como si estuviéramos otra vez alrededor de un fuego, en la intemperie de un bosque susurrante y en la soledad de una noche que no cesa. -  Guillermo Martínez