En una tarde de lluvia, Teresa y Lucía inventan un juego propicio en medio de las aguas que lo van llenando todo: las calles, los caminos, las montañas; “parece que la Tierra fuera a beberse el cielo”, dicen. Con hojas de cuadernos escolares crean barcos, los barcos surcan las aguas y llevan mensajes que van y vienen; los mensajes son versos con los que describen el asombroso mundo que sus ojos ven. Sobre las tenues olas vuelan corazones con alas; lo más pequeño y trivial, como una letra, un botón o un ojal son motivos de palabras y dibujos de un juego circular. Una escalera o un edificio; un buzo o un pez, todo, en una tarde de lluvia, descubrirán.

“Se me ocurre, Lucía,
Que podemos jugar
Un juego que termine
Y que vuelva a empezar.
Yo te digo palabras
Y tú te inventas, sola,
Una frase muy larga
Que se muerda la cola.”

BARCOS EN LA LLUVIA

$890
BARCOS EN LA LLUVIA $890
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Oficina de Boas Novas Perdriel 164, Barracas, Buenos Aires - Atención de Lun. a Vie. de 9 a 18 hs.

    Gratis

En una tarde de lluvia, Teresa y Lucía inventan un juego propicio en medio de las aguas que lo van llenando todo: las calles, los caminos, las montañas; “parece que la Tierra fuera a beberse el cielo”, dicen. Con hojas de cuadernos escolares crean barcos, los barcos surcan las aguas y llevan mensajes que van y vienen; los mensajes son versos con los que describen el asombroso mundo que sus ojos ven. Sobre las tenues olas vuelan corazones con alas; lo más pequeño y trivial, como una letra, un botón o un ojal son motivos de palabras y dibujos de un juego circular. Una escalera o un edificio; un buzo o un pez, todo, en una tarde de lluvia, descubrirán.

“Se me ocurre, Lucía,
Que podemos jugar
Un juego que termine
Y que vuelva a empezar.
Yo te digo palabras
Y tú te inventas, sola,
Una frase muy larga
Que se muerda la cola.”