La palabra lunfardo, que en su origen significó 'ladrón', define un extenso vocabulario que nació en las ciudades rioplatenses y se extendió luego al resto del país y a las naciones limítrofes, hasta instalarse definitivamente en nuestra habla cotidiana. Las palabras que usamos son mucho más que un medio de comunicación: en su conjunto reflejan un modo de ver el mundo, de categorizar la realidad, de entenderla, en suma, de vivirla. Y sólo nacen cuando el hablante no tiene otras mejores para expresar lo que quiere decir. Los lunfardismos no escapan a esta ley, y constituyen un potente caudal que enriquece nuestro idioma y contribuye de manera indiscutiblea construir nuestra identidad. Este diccionario de lunfardo, con casi seis mil entradas, esel único que da cuenta de la etimología de los vocablos y resulta incomparable por su rigor científico, lo que redundaen una mayor claridad y facilita las búsquedas. La presente edición, corregida y aumentada, incorpora nuevas acepciones de términos ya registrados y añade voces que no contaban conregistro hasta la fecha, como cachengue, ladri, roche, tarfipes y viejazo, entre otras.

DICCIONARIO ETIMOLÓGICO DEL LUNFARDO

$2.899
DICCIONARIO ETIMOLÓGICO DEL LUNFARDO $2.899
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Oficina de Boas Novas Perdriel 164, Barracas, Buenos Aires - Atención de Lun. a Vie. de 9 a 18 hs.

    Gratis

La palabra lunfardo, que en su origen significó 'ladrón', define un extenso vocabulario que nació en las ciudades rioplatenses y se extendió luego al resto del país y a las naciones limítrofes, hasta instalarse definitivamente en nuestra habla cotidiana. Las palabras que usamos son mucho más que un medio de comunicación: en su conjunto reflejan un modo de ver el mundo, de categorizar la realidad, de entenderla, en suma, de vivirla. Y sólo nacen cuando el hablante no tiene otras mejores para expresar lo que quiere decir. Los lunfardismos no escapan a esta ley, y constituyen un potente caudal que enriquece nuestro idioma y contribuye de manera indiscutiblea construir nuestra identidad. Este diccionario de lunfardo, con casi seis mil entradas, esel único que da cuenta de la etimología de los vocablos y resulta incomparable por su rigor científico, lo que redundaen una mayor claridad y facilita las búsquedas. La presente edición, corregida y aumentada, incorpora nuevas acepciones de términos ya registrados y añade voces que no contaban conregistro hasta la fecha, como cachengue, ladri, roche, tarfipes y viejazo, entre otras.