Beatriz Helena Robledo recorrió Colombia para desarrollar talleres dedicados a la lectura y a la escritura con los que habían estado más alejados de los libros: adolescentes desvinculados del conflicto armado, que estuvieron enrolados en el bando de la guerrilla o en el de los paramilitares; desplazados; niños que vivieron en calles o en hogares...
Adondequiera que fuera, ella tuvo una convicción: 'La literatura está más cerca de la vida que de la academia' la literatura es vida pura. A todos les propuso 'lo mejor de lo mejor' haciendo uso de su gran conocimiento de la literatura infantil y juvenil ya que cuenta entre los mejores especialistas en América Latina. E inventó mil estratagemas para que la literatura se deslice en la experiencia propia de los participantes, dedicando gran atención a la singularidad de cada encuentro, de cada situación.
Beatriz Helena Robledo me enseñó mucho y a menudo hice referencia a su trabajo en mis libros o conferencias. Las bellas experiencias desarrolladas en América Latina tienen poca difusión en este mismo continente y son ignoradas en Europa y en el resto del mundo. Por este motivo me alegro de la oportunidad dada a los argentinos (quienes también me enseñaron tantas cosas) de descubrir su obra.
Michéle Petit'

LA LITERATURA COMO ESPACIO DE COMUNICACIÓN Y CONVIVENCIA

$830
LA LITERATURA COMO ESPACIO DE COMUNICACIÓN Y CONVIVENCIA $830
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Oficina de Boas Novas Perdriel 164, Barracas, Buenos Aires - Atención de Lun. a Vie. de 9 a 18 hs.

    Gratis

Beatriz Helena Robledo recorrió Colombia para desarrollar talleres dedicados a la lectura y a la escritura con los que habían estado más alejados de los libros: adolescentes desvinculados del conflicto armado, que estuvieron enrolados en el bando de la guerrilla o en el de los paramilitares; desplazados; niños que vivieron en calles o en hogares...
Adondequiera que fuera, ella tuvo una convicción: 'La literatura está más cerca de la vida que de la academia' la literatura es vida pura. A todos les propuso 'lo mejor de lo mejor' haciendo uso de su gran conocimiento de la literatura infantil y juvenil ya que cuenta entre los mejores especialistas en América Latina. E inventó mil estratagemas para que la literatura se deslice en la experiencia propia de los participantes, dedicando gran atención a la singularidad de cada encuentro, de cada situación.
Beatriz Helena Robledo me enseñó mucho y a menudo hice referencia a su trabajo en mis libros o conferencias. Las bellas experiencias desarrolladas en América Latina tienen poca difusión en este mismo continente y son ignoradas en Europa y en el resto del mundo. Por este motivo me alegro de la oportunidad dada a los argentinos (quienes también me enseñaron tantas cosas) de descubrir su obra.
Michéle Petit'