"Su abuelo le enseñó el oficio de leñador, los nombres de las plantas y de los animales, y cómo servirse de cuantoel bosque les daba. Esteban heredó su carácter apacible y, a pesar de que la vida no le había resultado nada fácil,jamás pudo escucharse queja alguna salida de sus labios. Se conformaba con lo que tenía y habitaba en el bosquecomo lo habría hecho en un inmenso jardín que él fuera el encargado de vigilar y atender…" La maestría literaria, la elegancia y el magnetismo narrativodefinen la extensa obra de Gustavo Martín Garzo. Actualizada con las ilustraciones de MO Gutiérrez Serna -de líneas etéreasque contrastan con manchas figurativas de intenso colorido-,“La princesa manca”es una historia que rebosa magia y fantasía, construida con hermosos relatos que se entremezclan; un elaborado puzle estructural que conduce a una lecturaseductora, que atrapa e intriga desde la primera página:“Hace muchos años…”

La princesa manca

$1.875
La princesa manca $1.875
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Oficina de Boas Novas Perdriel 164, Barracas, Buenos Aires - Atención de Lun. a Vie. de 9 a 18 hs.

    Gratis
"Su abuelo le enseñó el oficio de leñador, los nombres de las plantas y de los animales, y cómo servirse de cuantoel bosque les daba. Esteban heredó su carácter apacible y, a pesar de que la vida no le había resultado nada fácil,jamás pudo escucharse queja alguna salida de sus labios. Se conformaba con lo que tenía y habitaba en el bosquecomo lo habría hecho en un inmenso jardín que él fuera el encargado de vigilar y atender…" La maestría literaria, la elegancia y el magnetismo narrativodefinen la extensa obra de Gustavo Martín Garzo. Actualizada con las ilustraciones de MO Gutiérrez Serna -de líneas etéreasque contrastan con manchas figurativas de intenso colorido-,“La princesa manca”es una historia que rebosa magia y fantasía, construida con hermosos relatos que se entremezclan; un elaborado puzle estructural que conduce a una lecturaseductora, que atrapa e intriga desde la primera página:“Hace muchos años…”